martes, 12 de octubre de 2010

Pavo Real

Como si de un ilusionista
se tratara, arribó a mi playa
magneficencia en los colores
de su barca, creando sensaciones
de luz sobre las aguas,
me vistió de seda y tul
me hechizó con sus parábolas.

Me colmó de bienes, y de agua
Mi sed tímida, en un principio
se avergonzaba, pero le ví
convertirse en Merlín,
y transformarme con su vara magna,
pavoneé mi cola explendorosa
por todos los salones y las plazas.

Al son de su on-off, me iluminaba
temiendo siempre dejar de brillar
para encantarle y sentirme abandonada.
Me encadené a sus gustos y dejé
de ser yo y de mirar con mi mirada.

Gracias Paco Alonso, por tu inspiración.
www.alsoldepacoalonso.blogspot.com

5 comentarios:

karulkalara dijo...

Tú ya lo has descubierto, comienza el plan de salvamento... El otro, quien fuera, aún no se ha dado cuenta... Sigue henchido e hinchado, creyendo que aún te maneja. Dentro de nada revienta. ¡Uy! ¿A ti también te ha salpicado?

Sergio dijo...

Muy bueno lo que compartes.

Te dejo saludos,

Sergio.

Cesar dijo...

Espero que hayas pasado un día muy especial en compañía de los tuyos.

Mariajoriso dijo...

Hola de nuevo en este espacio tuyo y compartido.
Un gusto tus poemas me puse al día, veo que añadistes Haikus que tanto me gustan.
Sigue brillando con esas letras.
Risoabrazos

María dijo...

Espero que Merlín te colmara de magia... y si no lo hizo, quizás fue porque a veces nos equivocamos de mago.
Si permitió que perdieras tu mirada por la suya, seguro llegará otro, más poderoso que la comparta en vez de robarla.
Abrazos.