viernes, 3 de julio de 2009

Retazos del alma

Como losa de mármol, cae la tarde
y el destino, se me antoja inescrutable.
Mi mirada;
se pierde en un confín de verdes aguas,
E instalada en el silencio confidente,
torna las amapolas a azuladas.
Un instante plañidero, crea margaritas que desarman.
Alocadas, mis manos estrujan palabras inexactas.
Y, el cuaderno que ideé para entenderme,
renegrea de trazos enturbiados,
por la lluvia de ojos que no escampan.

1 comentario:

andres lopez villar dijo...

regresé y no estabas tú , asi como el viento besa todo lo que toca , hoy quiero ser brisa suave ,loco viento,ciclon en torno a ti.