domingo, 5 de julio de 2009

Romance Gris











Nubes grises, que en amargo desconsuelo
Me dejáis,
Permitid que el sol de julio,
Descorra suavemente, los visillos agrisados
Que un halo de color aleje de mis ojos,
"El orballo."
Y un haz de luz evanescente,
Penetre mis sentidos
De aromas incendiarios.
Sintiéndome hechicera de su ser.
Pasaré muy despacito, un dedo por sus párpados..
Para espantarle nubarrones que no ve,
Que apartados, para siempre
Nos alcancen el deseo de rumbos nuevos.
Que acabarán por quebrar el muro del ayer,
Tornando audaces nuestros labios.
Bajará del triste firmamento
Un halo iluminado, estela de un Te Amo.
Oídos que aguardáis un son
De amores novelados
Salid ya de ese letargo.
Vocablos que creé para encantarle
Acabarán por ser el punto de inflexión
Que dejarán su realismo, aletargado.




2 comentarios:

Víctor Manuel dijo...

Platón veía en la realidad una copia imperfecta de las ideas. Yo pienso muchas veces lo contrario, como no sentir frente a determinadas sensaciones, como este poema me produce al leerlo, como una exaltación de las realidades. Jamás viviremos un mundo perfecto, pero el que queremos debemos construirlo para transitar con felicidad armonía y paz. Felicitaciones

andres lopez villar dijo...

No dejes nunca de escribir,unes la naturaleza y las pasiones humanas de forma mravillosa, cree en ti como poeta , yo creo en ti. Felicidades.
Me siento contento de haberte conocido.