sábado, 11 de junio de 2011

Mujer, ¡Cambia de rol! ¡En buena hora!

¿Cuándo vas a abandonar esa posicion de sumision?
de apaciguadora en el hogar, 
de coqueta y elegante señora de, en  sociedad,
de humilde sirvienta en la cocina,  doncella en la mesa
y en la cama  acompañante dócil, complaciente y zalamera.

¿Quién te enseñó a mendigar palabras dulces?
¿Quién a quebrantar tu dignidad en pro de su virilidad?
¿A anteponer su real necesidad a tus deseos?
¿Quién a perdonar su tosquedad y mal humor
a cambio de  ramitos de violetas?

Levanta el vuelo, sé como el ave planeadora
aprovecha las corrientes favorables, ve hacia ti ahora,
planea libre tierra, cielo y mar, miraté adentro,
creciendo en tu interior, se halla la dicha de ser tú,
la luz sanadora que  libera.


¡Pega un portazo! ¡Da un paso ahora!, ¡Salta a abismo!
¡La vida te espera!

4 comentarios:

claudia dijo...

Hay que romper los mandatos sociales, cada mujer puede ser reina y no mendiga o cenicienta. HAY QUE IR SIEMPRE HACIA LA VIDA...FELICITACIONES. ME ENCANTA. BESOS

RELTIH dijo...

SI TODAS LAS MUJERES SE VALORARAN COMO USTED. DE SEGURO NO EXISTIRÍA EL PUTO MACHISMO!!!. MUY CUERDO SU TEXTO.
UN ABRAZO

María dijo...

Vivir en libertad.
Amar en libertad.
Recorrer la vida con la impronta de la belleza en el arco iris de nuestras caderas.
Amar porque lo pide el cuerpo y pisar los charcos porque nos sale del alma.
Gracias por este precioso alegato, hecho bellísimo poema contra la sumisión.
Un beso, Esperanza.

Enrique dijo...

Falta le hacen a la mujer tus consejos. A ver si de una vez por todas la mujer tiene el coraje, la valentía, de tomar decisiones sensatas. Ya está bien de sumisión. La libertad es el bien más preciado después del amor.
Un saludo.