jueves, 16 de junio de 2011

Limitaciones

Tal vez por esperar
que las cosas sean,
como siempre han sido,
como tienen que ser,
como nos han dicho
todo muy cuadrado,
metódico, cabal,
en punto y preciso.

Por  no improvisar,
por andar  deprisa,
sin hacer  camino,

por beber los vientos
sin saborearlos,
y comerse el mundo,
a bocado limpio,
y mirar sin ver



Quizá sea por eso
que el ego me empuja,
me lleva y me trae,
fuera de mi misma.

4 comentarios:

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Se convierte el poema en un espejo donde el lector se mira extrañado, reconociéndo en los versos ese reflejo de sí mismo, y al final, sabiendo que lo que lee, es su propia declaración.
Estupendos versos, estupenda creación.
Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

A veces tenemos esa sensación de que todo saldrá como siempre ha sido, y surgen las dificultades,
pero la esperanza es siempre lo ultimo que se pierde.
te dejo mis saludos y deseo tengas
un feliz fin de semana.
un abrazo.

TriniReina dijo...

Hay que pararse, de vez en cuando pararse y saborear lo que se nos da, lo que merece la pena de ser saboreado, visto, escuchado, tocado...

Besos

Enrique dijo...

Las cosas no son cómo nos han dicho, ni cómo esperábamos que fueran. Lo que sí es cierto es que hay que saborear cada instante de la vida, si no eso que nos perdemos... y además nos saca de quicio.
Un saludo.¡Cuánta razón tienes!