jueves, 8 de abril de 2010

Consejos

No mires la luna, ni salgas de noche,
Quízá el hombre lobo, te quiera llevar.
Cierra bien la puerta, que no entren extraños.
Ánclate a tu playa, no pienses siquiera
En soltar amarras, no es fácil viajar.
No escuches muchacha el sonido del viento
Ni mires ocasos, que aviven tu mar.
Llévate el paraguas cada vez que salgas,
Camina deprisa, o te mojarás.
Impide a la lluvia que riegue
tus sueños, o germinarán.
La culpa es tu abrigo,el deber lo es todo
No bailes, no rías, no ames, ni vueles,
Sientete segura, todo pasará.

9 comentarios:

karulkalara dijo...

Ten cuidado por esto, ten cuidado por aquello, ten cuidado por eso otro, ten cuidado por favor. Qué diferente habría sido si mamá nos hubiese pedido que prestasemos a todo eso atención.

El ave peregrina dijo...

Sabios consejos Esperanza, hay que resguardarse y saber discernir.

Un fuerte abrazo.

Adriana Alba dijo...

La han amordazado a ésta niña...Si no no nos mojamos nunca sabremos la maravilla de sentir la lluvia en nuestro cuerpo, si no nos topamos alguna vez con el hombre lobo, como sabremos que existe Superman, jajaja.
Pero son mandatos que nos han metido en la cabeza y de algunos nos tenemos que deshacer.

Un fuerte Abrazo Mujer!

andres lopez villar dijo...

Mira los ocasos
contempla amanceres
cierra el paraguas
déjate mojar.
Deja que la lluvia
disuelva tus sueños.
Vive, y si no..
mañana de nuevo a soñar.

Cesar dijo...

Ironía supongo...Es mejor vivir sin miedos, aunque nos llevemos algún susto...

Enrique dijo...

Son buenos consejos, pero de vez en cuando hay que dejar que los sueños germinen.

Mariajoriso dijo...

Dejarnos mojar sin paraguas viajar soltando amarras,vivir soltando miedos.
Buena semana.Riso abrazos

carlos guerrero dijo...

Interesantes consejos; procuraré seguirlos en lo posible.

Un beso

filo dijo...

me gusta mucho el ritmo que pones al poema, esos consejos que escucha la niña y que coartan su libertad, la nuestra también,... cada vez que no miramos o pensamos en nosotras mismas, nunca creceremos, ni miraremos hacia delante.

un abrazo, amiga