viernes, 18 de septiembre de 2009

No escribiré

Hoy no escribiré el verso solo tuyo,
pues de nada ha de servir, si no lo lees,
si no te llega, ni te inquieta, ni conmueve,
si no lo sientes ni te invita a conocerme.

Nunca diré que nos unen lazos fuertes,
que amaría tus errores y defectos,
te llevaría de la mano si te pierdes,
y deseo encontrarte en el silencio.

Olvidaré que te sentí en mis sueños,
que quise ser espejo de tu espejo,
ser mejor, transformarme, ir cambiando
unida a ti en caminos paralelos.

Tan solo pediré al universo que te acoja,
te cuide, ilumine y te cobije,
para que nunca, nunca sólo te halles,
y te sientas amado para siempre.

8 comentarios:

sam rock dijo...

Ante tan buenos deseos de tu poema, seguro que el universo está de tu parte.

Feliz fin de semana

andres lopez villar dijo...

Está claro que no pierdes de vista las estrellas,empiezas a ver luz en tus tinieblas, sentimientos encontrados, esculpidos en poemas. gracias por expresar de forma tan feliz tus sentimientos

Olga i Carles dijo...

Precioso poema.
A veces es necesario escribir aúnque solo sea para ti, y un día esa energía llega a algún corazón...
Te invitamos a nuestros bloc si te apetece.

Carmen dijo...

Estoy segura de que nunca se ha sentido solo, ni se sentirá... estará siempre arropado por una gran mujer.
Un beso.

Mistral dijo...

"Hoy no escribiré el verso solo tuyo,
pues de nada ha de servir, si no lo lees,
si no te llega, ni te inquieta, ni conmueve,
si no lo sientes ni te invita a conocerme."


Delicioso, gracias por tu visita y tus palabras. Un placer leerte

M. Angel dijo...

Hola Esperanza, precioso tu versar y lindos tus sentimientos.

NO CORRAS TRAS EL VIENTO
AUN QUE LO SIENTAS
NUNCA SE LLEGA ALCANZAR.

Abrazo sincero

serpai dijo...

si yo fuera el destino de tan bello escrito casi que ne me alejo.... el silencioes buen escenario para un encuentro de los que nos e pueden ver...SERGIO

andres lopez villar dijo...

la esquina del ayer es la nostalgia, la esquina del ayer se hace pesente,
tu romance cobra cuerpo,
en tus manos las teclas hacen vida.
felicidades Pili,