jueves, 23 de mayo de 2013

 Ir...A

Cuánto duele el alma
de bucear el llanto,

de mojar las alas,

de esconder la risa,

de comprender un canto,

de anestesiar la magia,

de no escuchar la ira.


Regreso a la inocencia

de sentir el viento,

de intentar caricias,

de decir lo siento

toma mi sonrisa

préndela en tus ojos

Vivamos la dicha...

...
de sentirnos vivos,
de explorar la vida.

2 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Otra vez más rendido a los pies de tus composiciones fiel reflejo de tus bellos sentimintos que bien conozco.
¡Felicidades!
Besos y mi cariño.

César dijo...

Brincan los versos con alegría de vivir!