martes, 17 de abril de 2012

Mirando a la cara al EGO.

 
Traté de encontrar la alquimia que el espíritu libera
fluir desde el interior, brillar con la  luz interna,
paso a paso caminarme, sin prisas pero sin pausa, 
sin condescendencia. Ser, sin apegos, Consciencia.
 
Más fracasé en el intento, como fracasa la playa
tratando de seguir seca, de abstraerse de las olas
caprichosas, lisonjeras; del antojo de la luna
del soplido de los vientos, que las traen y que las llevan.
 
Flotando en encantamientos de lisonjas y belleza
fuí construyendo andamiajes con "Para Siempre", Promesas
Llegando hasta una Vía Láctea de Princesas,
fuí camaleón de día y por la noche sirena.
 
Quise bajarte una estrella, que iluminara el  camino
garantizar el futuro, ser para tí la más bella
Me mojé de  agua pasada, y de lluvia que caerá quizá,
de aquella que he de beber aunque no hacerlo prometiera.
 
   
Pero el Ego se desinfla, si el mar, la lluvia y el viento,
deciden  aunar sus fuerzas, dejarte a ras de la tierra,
sin camuflajes ni trucos, vestir tu corazón de fiesta
Instalarte en  el ahora, y en el presente, Ser  presencia.
 
 
Pili García. Abril 2012.

2 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Un precioso repaso a las vivencias , abrirse a una misma experiencias hechas el más bello poema.
Precioso Pilar
Besos.

karulkalara dijo...

¿Será que es preciso, como el camino, para deshacerse del EGO, ir recorriéndolo, acumulando tropiezos?