domingo, 28 de febrero de 2010

Enamorarse


Despertamos la parte salvaje de otra alma,
corremos los visillos del pasado,
prendemos una mecha en la mirada, 
  de luz, esencia y fuego, y ese  instante,
 acrecienta la urgencia de acercarnos.
 Transgredimos la cordura,
osadía y defachatez,
en el otro provocamos.
Despojados de artificios,
nos atrevemos a penetrar en lo selvático.
Refugiarse en grutas primitivas,
yaciendo en suelos empedrados.
Sentir la prisa citatera de fundirse,
Cabalgar por monte agreste,
aullando a la luna en brazos del amado.

10 comentarios:

andres lopez villar dijo...

Cuesta cerrar los visillos del pasado
pero tú vas enpedrando los suelos de esperanza
,Un beso.

El ave peregrina dijo...

Amiga Esperanza, enamorarse es el refugio del amor que se siente y aúlla al corazón elegido.

un beso.

karulkalara dijo...

Salvaje... lo único que quizás no salve y nos acoja en su selva frondosa... Sálvese quien pueda en manos de la naturaleza generosa.

Mariajoriso dijo...

Quemando naves y acercandonos a otros mares.
Me gusto mucho,encontrando esperanza.
Buena semana.
Riso abrazos

Adriana Alba dijo...

Esta si que es un descripción exacta de lo que yo denominaría pasión salvaje!

Esperanza gracias por tus visitas, siempre es un gusto tenerte en casa y pasar por la tuya.

abrazos!

sam rock dijo...

Sí, a veces merece la pena liarse la manta a la cabeza por alguien o por algo.

Un abrazo y buen fin de semana.

Esencia dijo...

Excelente poema que gratamene me llevo bien leído.
con cariño, esencia.

Adriana Alba dijo...

Esperanza, pasé a dejarte un abrazo, Feliz día Mujer!

El vecino del 4º dijo...

quién no aulló a la luna, quién no cabalgó con poemas a cuestas y amores perdidos...en fin...

tienes un blog amoroso...no pierdas el don de la palabra...
animo

el vecino del 4º

Rosa María dijo...

Despertamos la parte salvaje de otra alma,
corremos los visillos del pasado,
prendemos una mecha en la mirada,
de luz, esencia y fuego, y ese instante,
acrecienta la urgencia de acercarnos.
Los visillos del pasado son las reminiscencias del engrase constante para la fuerza de cada día.
Me alegra encontrar a una vecina de Puentedeume .
Besiños,
Rosa María

Te invito a pasar por mi blog, y si te apetece te unes a los seguidores.

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com/